lunes, 15 de julio de 2013

Crónica: XVI JAEM en Palma

Del 2 al 5 de julio, se han celebrado en Palma de Mallorca las XVI Jornadas para el Aprendizaje y la Enseñanza de las Matemáticas, convocadas por la FESPM y organizadas por la Societat Balear de Matemàtiques Xeix. Las JAEM  se celebran cada dos años (la 3ª y 10ª ediciones fueron en Zaragoza) y son la cita española más importante de los docentes de Matemáticas, que reúne a profesorado de todos los niveles: unos 650 en esta ocasión, procedentes de toda la geografía española (muy pocos de Aragón, hay que decirlo) y también de Latinoamérica. Aunque tradicionalmente había predominio de profesorado de Secundaria, cabe destacar la participación creciente del profesorado de Primaria.
Mesa presidencial en la inauguración

Las conferencias plenarias se han desarrollado en el regio Teatro Principal de Palma. Todo un símbolo de la importancia que la organización, como cuantos allí fuimos, da a nuestro trabajo.

La conferencia inaugural corrió a cargo del artista digital zaragozano Cristóbal Vila, cuya obra es muy apreciada por los matemáticos, dada la abundante presencia en ella de referencias a nuestra disciplina. Nos mostró sus videos más matemáticos y comentó su estructura. Estos fueron: Nature by numbers, Snakes, Isfahan e Inspirations.
Cristóbal Vila

Luego, en un rico programa los congresistas debíamos elegir entre la extensa oferta de ponencias, talleres y comunicaciones simultáneas. Además, buscar tiempo para conocer las interesantes exposiciones, zocos, clips y stands que se exhibían en estos días en los soberbios recintos del IES Ramon Llull, Sa Riera y La Misericordia. En total: 4 conferencias plenarias, 14 ponencias, 102 comunicaciones, 34 talleres, 6 exposiciones, 6 zocos, 5 clips de aula y 5 stands comerciales. Resultaba complicada la elección.
Ponencia de Joaquín Comas

Pero la esencia de las JAEM, una vez más, ha sido el encuentro, el intercambio y la complicidad entre compañeros, ya conocidos en unos casos y descubiertos en otros, que comparten en pasillos, paseos y veladas su sana pasión por la docencia de las Matemáticas. Merece la pena acudir a las JAEM para "recargar las pilas" al comprobar que, pese a los reveses que los profesores estamos sufriendo, son tantos y tan buenos los "profes de Mates" empeñados en que éstas dejen de ser esa materia antipática que algunos pretenden y se conviertan en una ocasión abierta a todos para descubrir, aprender, convivir y crecer.
Un acto especialmente emotivo fue la entrega del Premio Gonzalo Sánchez Vázquez a los Valores Humanos a Manuel Pazos "Coque", profesor distinguido por su entrega y dedicación a la Renovación Pedagógica en las Matemáticas. En la siguiente foto vemos su sorpresa al recibir una "botella de Klein", obra de un maestro vidriero local.

Los compañeros de Xeix habían pensado también en el ocio de los congresistas. Una tarde se dedicó a dar un interesante paseo guiado por el centro antiguo de Palma que culminaba con la visita a la Catedral gótica, donde nos ilustraron con las explicaciones que ellos mismos dan a los ciudadanos que realizan los paseos matemáticos por la catedral que organiza Xeix, en una magnífica iniciativa de apertura de la cultura matemática a la sociedad. Como recuerdo de aquella visita histórico-matemática-artística, he aquí la imagen del Oculus Maior, de 12,5 m de diámetro, el mayor roseton catedralicio del mundo.
Después, hubo una cena de gala en una antigua masía a las afueras de Palma.
En  la Jornada de Clausura, se procedió a la renovación de la Junta Directiva de la FESPM. En particular, al relevo en su Presidencia, donde, tras dos mandatos, el compañero Serapio García-Cuesta, de la Sociedad Castellano Manchega, cede el testigo al nuevo Presidente, Onofre Monzó, de la Societat Valenciana Al-Kwarizmi. En las fotos: miembros de las juntas saliente y entrante; y relevo de presidentes.

Es obligado dar las gracias a los compañeros de Xeix (en la foto) por el ingente trabajo que han desarrollado para conseguir unas JAEM de alto nivel y a la vez cálidas y acogedoras. Gracias, amigos.

El digno colofón a estos días inolvidables fue un concierto de órgano, con obras de Juan Sebastian Bach, en la Iglesia de San Francisco, donde reposan los restos del sabio, también matemático, Ramón Llull. Después, una copa de despedida en el claustro y un deseo compartido: nos vemos en las XVII JAEM. Serán en 2015, en Cartagena. Probad y repetiréis...

No hay comentarios:

Publicar un comentario