lunes, 6 de febrero de 2017

Crónica de la II JEMA

Comenzaba la II Jornada de Educación Matemática en Aragón con excelentes expectativas, al haber crecido en un centenar las inscripciones con respecto a la primera edición, llegando ahora a las 220. Fue posible acoger a todos gracias a la amplitud y diversidad de las estupendas instalaciones de la nueva Facultad de Educación. Su colaboración, así como las de Casio, el Instituto Universitario de Matemáticas y Aplicaciones (IUMA) y el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón han sido de gran importancia. Aunque la parte principal del presupuesto de la II JEMA se ha cubierto con las cuotas de los socios de la SAPM. Fue oportuno recordarlo en la inauguración para hacer patente la importancia de que nuevos profesores se asocien. Hoy somos 142, también número récord en nuestra historia, pero nos queda un amplio margen de mejora.
Tras recoger la documentación, antes de acceder al salón de actos, los participantes encontraban varias exposiciones. Cada una de ellas por si sola justificaba una visita: Cuadrando ideas y Naturales, como tú, del programa Conexión Matemática, los 17 grupos de simetría en el mudéjar aragonés de Carlos Usón y Ángel Ramírez, y Enigmáticos caminos geométricos de Ligia Unanue.
Además se contó con una serie de carteles de trabajos de alumnos del IES Batalla de Clavijo (Logroño), un póster del trabajo realizado en Infantil en el CEIP San Juan de la Peña (Jaca), y con dos trabajos de hiloramas de alumnos del IES Salvador Victoria (Monreal del Campo). El CRIE de Zaragoza montó un mural sobre el conocido mosaico de lagartos de Escher, comenzado con los alumnos del centro y en el que quien quiso pudo pegar su lagarto para continuar el mural.
Como complemento también se dispusieron dos mesas, una sobre JumpMath y otra con el cómic Dudas, axiomas y navajas suizas.
Un valor especial tuvo el "Espacio Ángel Ramírez" donde, además de sus abundantes artículos, pudimos admirar (en algún momento emocionarnos también) ante los trabajos de sus alumnos, verdaderos testimonios de creatividad y aprendizaje por descubrimiento.
Hubo tres sesiones plenarias: Matemáticas del corazón, donde Julio Sancho analizó desde el pensamiento matemático múltiples aspectos de esta válvula, motor de nuestras vidas; Conectar para aprender y enseñar más y mejor, donde Carme Burgués nos ilustró de forma magistral sobre las claves para potenciar la competencia matemática en la Educación Primaria (y en cualquier otro nivel), con una llamada final a la ilimitada ilusión que debiera mover al docente; y Vida cotidiana de las matemáticas, donde Miquel Albertí nos ofreció claves para la observación y el aprovechamiento didáctico de objetos y hechos tan comunes y universales como unos zapatos o el propio acto de caminar.
Carácter plenario tuvo también el Homenaje a Ángel Ramírez, donde Carlos Usón, su compañero de aventuras matemáticas y didácticas, rindió a Ángel el homenaje que este hubiese querido. No fue tan solo un recuerdo sentimental (estaba presente de principio a fin y no era necesario explicitarlo), sino una nueva expresión de las ideas de Ángel, como él acostumbraba: cuestionadoras de nuestras rutinas docentes, provocadoras de nuevas preguntas y búsquedas, con el horizonte de la revolución cotidiana necesaria si pensamos que nuestra tarea es promover en los alumnos el pensamiento y no la obediencia.
Animadísimos estuvieron los seis talleres, todos ellos eminentemente prácticos: ¿Es una estrella o un poliedro estrellado? por Ampar López; LaTex en Secundaria por Raúl López; ¿Qué matemáticas se pueden hacer con calculadoras en las aulas? por Daniel Vila de CASIO España; Aprender jugando: Retos, pasatiempos y juegos matemáticos para Primaria, por Ana García Azcárate; Resolver exámenes de matemáticas no es fácil, corregirlos tampoco por Alberto Arnal, Sergio Martínez, Jose María Muñoz y Antonio Oller; y Mosaicos no periódicos, por Ricardo Alonso y Daniel Sierra.
Meses atrás teníamos cierta "preocupación" por conseguir un número aceptable de comunicaciones, que permitiera una oferta diversa en la que los participantes pudieran elegir y repartirse según sus niveles de enseñanza e intereses. Pero sobre todo, las comunicaciones son importantes como expresión de las experiencias que compañeros generosamente ofrecen a compañeros. Finalmente han sido 18 comunicaciones, distribuidas en seis bloques: Infantil, Primaria, Secundaria 1 y 2, Espacio Ángel Ramírez e Historia de las matemáticas. Confiamos en que cada vez más docentes se animen a compartir sus experiencias y sus ideas. En el horizonte, ya, otra ocasión para hacerlo: la III JEMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada